Para nosotras existen muchas cosas importantes en nuestras vidas, la familia, los hijos, los amigos, hacer dieta, el trabajo, incluso en medio de todo, es de vital importancia la decoración de nuestro espacio vital, es decir, nuestra casa. Al momento de decidirnos por decorar debemos mantener presente que la decoración se trata de algo muy personal y es por ello que existe un infinito número de posibilidades para ornamentar nuestras obras, aunque también es posible que cada ceramista intente imprimir algo de su carácter en la obra, seleccionando y evolucionando en una de ellas.

Lo primero que debemos hacer para iniciar un proceso de decoración es preveerla, ya que hay que tratar de que forme parte de la misma obra para que constituya un conjunto armónico. De acuerdo al momento de la construcción o remodelación de tu casa te encuentres pueden aplicarse diversos métodos,  que pueden ser:

  • Decoración sobre la pasta húmeda.
  • Decoración sobre pasta semi seca, con la dureza de cuero.
  • Decoración bajo cubierta.
  • Decoración sobre cubierta.
  • Decoración empleando atmósferas reductoras: el rakú.
  • Decoración por medio de engobes.

Independientemente del el momento en el que se encuentre tu proceso, la decoración cuenta con una finalidad precisa, que es la de exaltar las formas, de tal manera que todo unido pueda  conformar un conjunto armónico.

Tanto quienes decoran como quiénes somos dueños de casa, contamos con un temperamento diferente, de manera que la técnica decorativa que posiblemente a uno le vaya bien, para otro resulta la menos indicada. Es por ello que cada uno de nosotros debe encontrar por sí solo esa técnicas en las que nos sintamos más cómodos, pero si además somo nosotros mismos los que decoramos, esta debe ser bien dominada por medio de la práctica, aunque siempre sea tentador el terreno de la experimentación.

La decoración da para todo, desde un gran diseño, hasta para enmascarar distintas formas que son poco agraciadas o que de alguna manera se han malogrado. De este modo, lo más recomendable es afianzarnos en los expertos y también en los grandes maestros, de donde podemos extraer diversas enseñanzas para quedarnos con lo más esencial, es decir, la simplicidad. 

La historia nos ha mostrado que las decoraciones con más éxito y estilo son aquellas que cuentan con un carácter casi abstracto, y a dicho proceso de simplificación se llega, gracias a que esos motivos tradicionales han sido repetidos tantas veces por todas las generaciones subsiguientes, por lo que, con el paso del tiempo éstas han sufrido de manera inconsciente cambios, por lo que, quien la ejecuta pierde el significado de los verdaderos rasgos que imprime o dibuja.

Es de esta manera que resulta relevante, que antes de proceder a realizar determinada decoración se investigue sobre el estilo y lo que más nos conviene, con el fin de esclarecer realmente lo que deseamos y que ello tenga gran significancia para el espacio y para nosotros. Que nos reconforte y que nos sintamos satisfechos de ello.