Cuando de bodas civiles se trata, parece que se ha entrado en un tema que está muy por debajo a todos los preparativos que las mujeres exigen para concretar una boda religiosa, la diferencia no solo se puede notar en lo simbólico que puede ser dicho evento, sino en la formalidad que se observa en la iglesia con todos los rituales practicados. A pesar de ello, actualmente son muchas las parejas que deciden olvidarse un poco de la bendición eclesiástica y celebrar solamente la boda civil, esto no nos impide que organicemos una reunión demasiado elegante como la experimentada en las bodas por la iglesia, solo que esta será un poco más íntima o familiar.

Entre los sitios ideales para celebrar una boda civil las casas maternas destacan por mucho ante los salones de fiesta, esta elección permite que la decoración de bodas sencillas y económicas no sea un trabajo tan arduo de ejecutar, pues con algunos elementos del propio hogar más otros creados a mano pueden convertir la casa para tu día especial en un lugar ¡soñado!. Lo mejor de celebrar tu boda en tu propia casa es que no es necesario alquilar un salón de fiestas o un restaurante, solo vas a necesitar definir la fecha ideal para tu evento y comprar toda la cantidad de alcohol que necesitas, sin sobrellevar cargos adicionales escondidos que puedan hacer un hoyo en tu bolsillo.

Otro beneficio es que ¡no existe límite de tiempo! esto hablando de forma general, pues puedes comenzar a decorar todo lo que necesites con muchos días de anticipación, en algunos lugares solo te permiten decorar una hora antes del evento, tampoco posees una hora tope para celebrar pues si tus familiares son lo suficientemente fiesteros pueden durar toda la noche, tienes que mentalizarte que estás en un territorio familiar y por ello los beneficios parecen infinitos, sin embargo, que la casa de tus padres sirva como recepción de la boda no significa que debes planificar muy bien tu espacio y presupuesto, porque puede volverse una completa locura.

Así mismo es importante que como novia tengas la capacidad de delegar funciones a tus familiares o amigos, que la fiesta sea en tu propia casa no quiere decir que debas hacer todo con tus manos, no alquilar un salón de fiesta significa un gran ahorro en tu presupuesto pero no por ello vas a dejar de contar con algo de ayuda extra, sea en donde sea la boda siempre vas a necesitar personas que te ayuden a cubrir cosas básicas de una celebración, como por ejemplo:  limpiar la casa, si deseas estar sumamente involucrada con la preparación de tu boda entonces elige algo que desees hacer, mientras que para las otras tareas solicita algo de ayuda.

Sin importar que algunas personas no sean demasiado diestras con el diseño de un evento o la decoración, no debes ignorar su ayuda pues existen muchas otras tareas que pueden cumplir a cabalidad, cómo mover algunos muebles, montar ciertas meses, compras de último minuto y muchas otras cosas relacionadas con “mano de obra” que pueden resguardar tu presupuesto.